Tratamientos

En ADIMUL cuidamos del entorno urbano y de sus instalaciones, pues sabemos que conforman el lugar idóneo para la proliferación de patógenos y para la propagación de parásitos. Por ello, la limpieza, la prevención y el control son esenciales para impedir su aparición.

En ADIMUL.S.L. somos expertos en tratamientos de higiene y de plagas, ya sean microorganismos, hongos, insectos o pequeños mamíferos. Además, trabajamos en todo tipo de entornos garantizando la máxima eficacia a través de un plan de actuación adaptado a las instalaciones y al tipo de actividad que se desarrolla en ellas.

Debido al riesgo que implica el uso de técnicas de desinfección y desinsectación, contamos con personal con la formación apropiada, un equipo específico de protección, profesionalidad que garantiza el cumplimiento de las normativas y una ejecución efectiva que asegura la eliminación del problema. Además, en ADIMUL hemos ejecutado un plan de actuación que proporciona la máxima calidad en todos nuestros servicios, el cual se basa en cinco principios básicos:

1- Estudio e inspección de las instalaciones. Para poder garantizar la eficacia de los métodos correctivos es esencial la identificación de las especies  invasoras involucradas, así como los factores ambientales que han provocado o fomentado su aparición. Esta información nos permitirá aplicar la técnica que mejor se adapte a las características globales del entorno y que a la vez sean las más efectivas contra el agente problemático.

2- Descubrir y solventar los posibles fallos estructurales, de higiene o de limpieza. Este proceso es vital para la prevención de futuras plagas y además, nos proporcionará información para poder realizar un control posterior al tratamiento. Es muy importante para la efectividad completa del proceso la máxima rigurosidad, siendo en este paso un método clave la desinfección.

3- Localizar los focos críticos. Detectar los puntos donde anidan, se mueven y alimentan es fundamental para conocer la magnitud del problema y eliminar los factores de riesgo que han desencadenado su aparición, poniendo especial atención en grietas y entornos húmedos.

4- Intervención física, química o biológica. Con toda la información anterior se puede proceder de manera eficaz al empleo de medidas capaces de subsanar el problema sin comprometer la seguridad del establecimiento. En ADIMUL cumplimos todas las normativas vigentes, estando acreditados por las administraciones locales.

5- Seguimiento. Nuestro trabajo continúa después de realizar el tratamiento oportuno, pues debemos asegurar la erradicación de la plaga, haciendo especial énfasis en los focos de riesgo y puntos críticos que dieron lugar a la primera aparición.

Existen instalaciones especialmente sensibles, que necesitan un mayor cuidado y mantenimiento como son los centros sanitarios y locales relacionados con la actividad hostelera. Para este tipo de establecimientos en ADIMUL desarrollamos un plan de contención que contempla tratamientos periódicos.

En ADIMUL somos expertos en tres tipos de tratamientos, los cuales nos han colocado como líderes en el sector gracias a nuestra gran garantía de éxito.

 

Servicios:

Desinfección:

Nuestros tratamientos de desinfección tienen como objetivo eliminar cualquier tipo de gérmenes, tratar infecciones producidas por microorganismos patógenos y destruir bacterias, hongos y virus que supongan una amenaza para la salud. Además también poseen una función preventiva con la que erradicar la propagación de enfermedades.

Actualmente el mejor método es el tratamiento ambiental, el cual no solo se practica en superficies y maquinaria, sino que también garantiza la eliminación de los patógenos que se encuentran en el aire.

Para este tipo de tratamiento es necesario aislar el área sobre la que se va intervenir, siendo necesaria la ausencia de todo el personal no esencial. Este debe realizarse siempre tras una limpieza exhaustiva de las instalaciones, la cual deberá mantenerse después para asegurar en el tiempo los efectos del tratamiento.

Desinsectación:

El control de plagas ayuda a mantener la higiene, ya que elimina la aparición de insectos y disminuye la transmisión de enfermedades, minimizando molestias, daños económicos y mejorando la imagen de las instalaciones.

El objetivo de un tratamiento de desinsectación es erradicar los diferentes tipos de insectos, independientemente de su fase de desarrollo, eliminando por lo tanto nidos y huevos, y evitando posteriores apariciones.

Es imprescindible conocer previamente al tratamiento la fisiología y los hábitos de los insectos causantes del problema. Los métodos de fumigación pueden variar entre: pulverización o nebulización de sustancias insecticidas, trampas adhesivas, cebos digestivos o productos de contacto, garantizando siempre la salud, la seguridad humana y el respeto al medio ambiente.

Desratización:

Las ratas son capaces de transmitir enfermedades y pueden ser agresivas. No solo suponen un peligro para la salud, sino que además son muy persistentes, y por lo tanto difíciles de exterminar una vez se han establecido. Para su efectiva eliminación no solo es preciso un control riguroso de las técnicas de aplicación, sino una identificación temprana de su presencia.

Contamos con dos tratamientos de desratización que erradican todo tipo de roedores:

– Desratización pasiva: es de carácter preventivo. Consiste en impedir el acceso de los roedores sellando posibles entradas y grietas con material que estos no se puedan comer o destruir. Como siempre, es importante la limpieza y buen mantenimiento de las zonas verdes, así como el control de las ubicaciones con comida.

– Desratización activa: consiste en el empleo de sustancias bioquímicas y técnicas físicas de eliminación.